Los trastornos del sueño parecen estar cada vez más presentes en las últimas generaciones, y varios factores contribuyen a esta tendencia. En este artículo examinaremos las principales causas de los trastornos del sueño, así como los posibles usos del cannabis para abordarlos.

Comprensión de los trastornos del sueño:

Los trastornos del sueño abarcan una variedad de condiciones, como el insomnio, la apnea del sueño, el síndrome de las piernas inquietas y la narcolepsia, entre otros. Estos trastornos interrumpen el ciclo natural de sueño-vigilia, lo que dificulta conciliar el sueño, mantenerlo o lograr un descanso reparador. Además de una pérdida en la calidad de vida, los pacientes de estos trastornos enfrentan el riesgo de alteraciones crónicas que pueden ser perjudiciales tanto para la salud física como mental, afectando con el tiempo la función cognitiva, la estabilidad emocional, la nutrición y las relaciones sociales.

El Sistema Endocannabinoide:

El Sistema Endocannabinoide (SEC) es un sistema complejo compuesto por endocannabinoides producidos por el cuerpo, enzimas y receptores cannabinoides que se encuentran principalmente en el cerebro y la piel. El SEC es responsable de mantener el equilibrio de los ciclos de sueño-vigilia, y en casos de trastornos del sueño existentes, puede haberse producido un desequilibrio en el SEC que ahora podría estar afectando el funcionamiento adecuado de los procesos.

El rol del cannabis:

El cannabis contiene numerosos compuestos llamados cannabinoides, dos de los más conocidos son el THC y el CBD. Estas moléculas comparten similitudes con los endocannabinoides producidos en el cuerpo humano y pueden unirse a los mismos receptores CB1 y CB2 del sistema endocannabinoide. Al hacerlo, pueden interactuar con el SEC y modular diversos procesos fisiológicos, incluido el sueño.

Cannabis y el inicio del sueño:

El principal desafío que enfrentan las personas con trastornos del sueño es conciliar el sueño, ya sea por primera vez durante la noche o luego de que algo los despierte. Las variedades de cannabis ricas en THC han demostrado tener propiedades sedantes que pueden ayudar a conciliar el sueño. Sin embargo es importante tener en cuenta que la dosis y la variedad óptimas pueden variar para cada individuo, y se necesita más investigación para elucidar los mecanismos precisos que subyacen a este efecto.

Cannabis y el mantenimiento del sueño:

Mantener un sueño ininterrumpido es crucial para la calidad del sueño en general. El CBD, otro cannabinoide que se encuentra en la planta de cannabis, ha mostrado promesa en abordar este aspecto de los trastornos del sueño. El CBD parece interactuar con los receptores de serotonina y ejercer efectos ansiolíticos y analgésicos, lo que puede reducir la ansiedad, el dolor y otros factores que suelen interrumpir el sueño.

Sueño REM y cannabis:

El movimiento rápido de los ojos o Rapid Eye Movement (REM), es un ciclo que ocurre aproximadamente cada 90 minutos desde que una persona se queda dormida. Durante esta fase es donde se producen los sueños vívidos y la consolidación de la memoria. Se ha demostrado que el THC inhibe o disminuye el sueño REM, lo que reduce los sueños y puede ayudar a las personas que sufren de pesadillas o trastorno de estrés postraumático. Sin embargo, los efectos a largo plazo del THC en la arquitectura del sueño necesitan más investigación, ya que la supresión continua del sueño REM puede tener implicaciones desfavorables.

Posibles efectos secundarios y riesgos:

Si bien el cannabis muestra promesas en el manejo de los trastornos del sueño, debemos reconocer que siempre existe la posibilidad de enfrentar efectos secundarios y riesgos asociados con su uso. Probablemente no en la mayoría de los casos ni para la mayoría de las personas, pero debemos estar conscientes. Estos pueden incluir deterioro cognitivo, dependencia, síntomas de abstinencia e interacciones con otros medicamentos. Por esa razón, es importante consumir productos de la mejor calidad y estar siempre al tanto de los porcentajes de cannabinoides en ellos, preferiblemente adquiriendo productos de una fuente confiable y debidamente etiquetados. Nunca es recomendable adquirir cannabis en la calle. Con ese propósito, aquí en Barcelona contamos con instituciones gubernamentales aprobadas, como asociaciones cannábicas y weed clubs, que cuentan con personal capacitado que puede asesorar sobre el contenido y la calidad de los productos, así como los mejores hábitos de consumo.

Conclusión:

Como aclaración de descargo, siempre es mejor consultar y seguir el consejo de su proveedor de atención médica antes de intentar cualquier tratamiento para los trastornos del sueño con cannabis. Dicho esto, solo podemos esperar que cada vez más países en el mundo sigan legalizando el uso medicinal de la marihuana, para que más personas puedan acceder a estos remedios naturales y mejorar su calidad de sueño y, por lo tanto, su calidad de vida.

Deja un comentario

es_ESES_ES