El cannabis ha sido utilizado durante siglos por sus propiedades medicinales, pero después de ser castigado durante la mayor parte del siglo XX —cuando fue considerado ilegal en todo el mundo— muchos países ahora están comenzando a revisar la legislación que rodea al cannabis y la conversación sobre los usos medicinales de la planta está empezando a reabrirse.

Trastornos de ansiedad

Entre otros usos medicinales de la planta, hay investigaciones que muestran que ciertos componentes del cannabis también pueden ser efectivos en el tratamiento de los trastornos de ansiedad. Estos son un grupo de condiciones de salud mental que pueden causar intensos sentimientos de miedo, pensamientos intrusivos, preocupación y nerviosismo, y que pueden tener episodios de ansiedad intensamente manifestada con síntomas como temblores en las manos o el cuerpo, sudoración o escalofríos, náuseas, dificultad para respirar y aumento de la frecuencia cardíaca. Estos trastornos pueden afectar significativamente la vida diaria de una persona, dificultando el sueño, el trabajo y especialmente las interacciones sociales, y pueden requerir medicación y terapia para gestionarse de manera efectiva.

Medicina tradicional para trastornos de ansiedad

Los tratamientos comunes para estos tipos de trastornos incluyen benzodiazepinas e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) que funcionan al incrementar los efectos de ciertos neurotransmisores en el cerebro que regulan el estado de ánimo. El problema con estos medicamentos tradicionales es que, aunque pueden ser efectivos en algunos pacientes, a menudo tienen efectos secundarios no deseados y pueden no funcionar para todas las personas. Una pastilla o una dosis que funciona perfectamente para un individuo puede no funcionar para otro, o los efectos secundarios pueden ser más intensos para ciertas personas, con síntomas que van desde somnolencia, pérdida de creatividad y disminución de la libido o el deseo sexual, hasta problemas de digestión, náuseas y dolores de cabeza.

Sistema Endocannabinoide

El sistema endocannabinoide (SEC) es un sistema complejo en nuestro cuerpo que consta de receptores, endocannabinoides producidos por nuestras células y enzimas que descomponen estos endocannabinoides. Nuestro SEC juega un papel crucial en la regulación de diversos procesos fisiológicos, como el sueño, el apetito, el dolor, y también el estado de ánimo y la ansiedad.

Cannabis en nuestro cerebro

El cannabis contiene numerosos cannabinoides y otros compuestos activos que pueden afectar el cerebro y el cuerpo. Los dos cannabinoides más conocidos en el cannabis son el THC y el CBD. El THC es responsable de los efectos psicoactivos del cannabis, mientras que el CBD no es psicoactivo y se ha demostrado que tiene propiedades terapéuticas. Pero hay mucho más que eso en estos dos compuestos. Estos dos cannabinoides pueden interactuar con nuestro SEC, vinculándose a receptores que se encuentran en nuestro sistema nervioso central y en nuestra piel, y se ha demostrado que pueden regular la respuesta de nuestras neuronas ante distintos tipos de señales, y mediante este proceso moderar nuestros reflejos ansiosos y de miedo.

Reducción de la ansiedad

Los estudios han demostrado que el CBD puede ser efectivo para reducir la ansiedad en las personas, incluso aquellas con trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social y trastorno por estrés postraumático (TEPT). El CBD puede funcionar al interactuar con los receptores de serotonina en el cerebro, los cuales desempeñan un papel en la regulación del estado de ánimo y la ansiedad.

Sin embargo, el uso de cannabis para trastornos de ansiedad no es tan sencillo como tomar una pastilla. La efectividad del cannabis para trastornos de ansiedad depende de varios factores, incluyendo la variedad de cannabis, el método de consumo y las diferencias individuales en la respuesta.

Diferentes Variedades de Cannabis

Las variedades de cannabis pueden variar significativamente en su composición y porcentajes de THC y CBD, lo cual puede afectar la forma en que el cannabis afecta la ansiedad. Las variedades altas en THC pueden no ser ideales para tratar la ansiedad, ya que una elevada dosis de THC en el cerebro de una persona puede aumentar la ansiedad y causar paranoia, dependiendo de la persona. Por otro lado, las variedades altas en CBD y bajas en THC pueden tener mejores efectos contra la ansiedad.

Método de Consumo

El método de consumo de cannabis también puede afectar sus efectos sobre la ansiedad. Fumar o vaporizar cannabis puede producir un inicio de efectos más rápido, lo cual puede ser útil cuando un paciente está a punto de tener un episodio de ansiedad o ya lo está experimentando, pero los efectos pueden no durar tanto tiempo como otros métodos. Los comestibles, en cambio, pueden producir un efecto más duradero y podrían ser más útiles para mantener un estado de ánimo regulado a lo largo del día, pero pueden ser más difíciles de dosificar con precisión.

Diferencias en la Respuesta de los individuos

Las diferencias individuales en la respuesta al cannabis también pueden afectar su efectividad para los trastornos de ansiedad. Algunas personas pueden ser más sensibles a los efectos psicoactivos del THC y pueden experimentar un aumento de la ansiedad como resultado, o simplemente sentir una falta de coordinación y control para realizar sus actividades cotidianas. Por otro lado, algunas personas pueden no experimentar efectos significativos del cannabis en absoluto, ya sea por razones genéticas o porque sus receptores cerebrales se han acostumbrado a los cannabinoides debido a un uso prolongado o periódico.

Potenciales efectos secundarios

Si bien el cannabis muestra promesa como tratamiento para los trastornos de ansiedad, es esencial considerar los efectos secundarios potenciales y las variaciones individuales en la respuesta. Algunos efectos secundarios comunes asociados con el uso de cannabis incluyen sequedad de boca, mareos, coordinación disminuida y cambios cognitivos. Y si el método de consumo es fumándolo, podría tener un impacto en la garganta y los pulmones de la persona a largo plazo. Además, los efectos psicoactivos del THC pueden variar entre las personas y deben tenerse en cuenta al usar cannabis para el manejo de la ansiedad.

Conclusión

Si bien se necesita más investigación para comprender completamente el potencial del cannabis en el tratamiento de los trastornos de ansiedad, las evidencias existentes son prometedoras. Sin embargo, es importante tener en cuenta las diferencias en la respuesta de los individuos y los posibles efectos secundarios. Al igual que con cualquier tratamiento para los trastornos de ansiedad, se recomienda que las personas consulten con sus profesionales de la salud para determinar el mejor curso de acción, y siempre utilicen productos de cannabis verificados, etiquetados correctamente y de la mejor calidad posible. Afortunadamente, aquellos de nosotros que vivimos en Barcelona —y gracias a la legislación despenalizada para la marihuana en España —podemos tener acceso a productos de cannabis de primera calidad y asegurarnos de que provengan de proveedores aprobados por el gobierno. Todo lo que tenemos que hacer es solicitar una invitación y registrarnos en una asociación cannábica o weed club de Barcelona. Una vez que seamos aceptados, tendremos acceso a un menú diverso de productos de cannabis, un espacio privado donde podemos consumirlos en un entorno social y personal capacitado y conocedor que puede asesorar sobre las mejores prácticas de consumo de marihuana.

 

Deja un comentario

es_ESES_ES